02 mayo 2010

El sueño de una noche de primavera

Cuatro años han pasado desde que descubriéramos a esta pequeña rapaz nocturna; tres, desde que nos emborracháramos con él en el mismo sitio donde hace doce meses le vimos por primera vez al telescopio. Sus mágicos tonos aflautados, sus fugaces sombras pálidas, su figura en la penumbra... Lo mejor estaba por llegar, decía yo hace un año, y “lo mejor” quiso llegar de improviso, la noche del pasado viernes.


No era aún medianoche cuando, apostados en un banco, hicimos las primeras fotografías del noctámbulo flautista. Pensamos en ese momento que ya había terminado el delicioso espectáculo pero decidimos esperar por si nuestro querido autillo (Otus scops) hacía, de nuevo, acto de presencia. Y vaya si lo hizo.




Equipo:

Nikon Spotting Scope RA III 82 WP
Ocular Nikon Spotting Scope WP 20-60x Zoom DS
Nikon Coolpix P5100
Adaptador Nikon FSB-6

Imágenes recortadas y retocadas en PhotoShop



Entradas relacionadas:

Y descorchamos la luna...

El silbido de la noche

2 comentarios:

Miguel H. dijo...

Ya tenías ganas de afotar esta jollita, eh?
Enhorabuena!!! las fotos son muy chulas... y por como lo cuentas, el momento tuvo que ser alucinante...
Un abrazo dóctorrr

Marco de Mesa Cáceres dijo...

Muchas, muchas ganas. Y el momento, la verdad, es que duró cerca de tres horas... Ah, me gustaría aclarar, porque ya me han hecho el comentario varias personas, incluida tú, que la batería de fotos fue tomada desde las once de la noche hasta la una de la madrugada, no de día. Estas en concreto se hicieron después de medianoche.

Un abrazo

Marco