27 julio 2006

Biología de los recuerdos

El mundo de los recuerdos. Poco se sabe de los procesos de memoria, desde un punto de vista biológico, neurológico, bioquímico. Maravilloso donde los haya, el universo de nuestra memoria siempre ha fascinado a éste que escribe, acechándolo con tintes de misterio. ¿Cómo recordamos? ¿En qué frasco neuronal se almacenan los olores y sabores? ¿Cómo es el álbum de las fotografías y los fotogramas de nuestro pasado?

Por lo que sabemos hasta el momento, cien mil millones de neuronas pueblan nuestro organismo. Cada una sinapta con cientos o miles de compañeras, configurando una compleja red con billones de conexiones. Supongamos que se recibe un estímulo que va a ser almacenado en el baúl de nuestros recuerdos. De inmediato, se genera un impulso nervioso de tipo inespecífico que recorrerá una serie de circuitos neuronales, de manera repetitiva. Como resultado se obtiene el engrama, concepto que alude a cualquier cambio físico o bioquímico producido como respuesta.

Corteza cerebral, cerebelo, hipocampo o amígdala. Todos ellos son posibles destinos de ese impulso que genera el recuerdo. Ellos son los responsables de la especificidad del engrama, tam
bién llamado traza de memoria. La principal estructura con esta función es la corteza cerebral. De hecho, aquellos animales que presentan un menor desarrollo de ésta sólo poseen recuerdos relacionados con su supervivencia. También cabe citar que el hipocampo es estación obligada en todo caso, lo que permite que cada recuerdo quede asociado a una emoción dada, así como a su contexto y momento temporal. Además, esta estructura es la encargada de integrar todos los engramas en un único recuerdo. Casi nada. Para ilustrar el papel vital que desempeña el hipocampo, podemos citar una patología de terrible actualidad: el Alzheimer. Existen estudios encaminados a paliar esta afección basados en el uso de ampakinas, unos compuestos de origen artificial.

Ampakinas, nicotina, estrógenos, encefalinas... Muchas son las moléculas, endógenas o exógenas, que intervienen en los procesos de memoria. Bioquímicamente hablando, el metabolismo de los recuerdos conlleva transcripción de genes y traducción de mRNAs. Dicho en otras palabras, los procesos de memoria desencadenan la síntesis de péptidos que, dicho sea de paso, son modificados postraduccionalmente durante la consolidación del recuerdo. ¿Quiere ésto decir que la memoria es “codificada” por péptidos? No exactamente. La explicación más plausible es que el recuerdo sea almacenado como un “patrón específico y sincronizado de actividad eléctrica” en aquellas células neuronales en las que se generó el engrama ante un estímulo dado.

Para que el recuerdo aflore cuando queramos, basta con generar los estímulos adecuados sobre aquellos centros en los que se encuentran los engramas ligados a dicho recuerdo. No debe ser tan fácil como decirlo. Los estudiantes podemos dar fe de ello en periodo de exámenes...


Alguna bibliografía consultada:

http://www.alfinal.com/Temas/procesosdememoria.shtml
http://www.wikipedia.org

Imágenes tomadas de:

http://www.infosatellite.com/images/articlepics/brain_pic.jpg
http://files.turbosquid.com

3 comentarios:

Fernando dijo...

Hola me gustaria saber si ya se encuentra en el mercado las ampakinas.
Saludos,
Fernando Lezama

Marco de Mesa Cáceres dijo...

Hola Fernando.

Gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario. Ya dudaba que existiera gente al otro lado de la pantalla...

No me consta que las ampakinas estén comercializadas... He navegado un poco por la red y no he encontrado nada al respecto... Siento no poder ayudarte.

Marco

Anónimo dijo...

¿Significa entonces que un recuerdo no es mas que un recorrido fijo que hace un impulso nervioso a través de ciertas neuronas?

¿Por eso el aprendizaje se basa en la creaccion de nuevas interconexiones neuronales?